#VIDEO: Astrónomos Captan las Tormentas de Júpiter como Nunca antes Vistas

Un grupo de astrónomos lograron una imagen espectacular de Júpiter, como nunca se había visto gracias a una técnica que permite construir la imagen como si se tratara de un mosaico de fotografías.

Los investigadores utilizaron la técnica conocida como “imágenes afortunadas” (“lucky imaging”, en inglés) que consiguieron a través del telescopio Gemini Norte ubicado en Hawai.

La técnica de «imágenes afortunadas» elimina el efecto borroso que se produce al mirar a través de la atmósfera de la Tierra, implica generar múltiples exposiciones del objetivo y solo mantener los segmentos de una imagen donde esa turbulencia es mínima.

Gemini logró una resolución de 500 kilómetros que equivale a que una persona en Nueva York  pudiera ver los faros de un automóvil en Miami

Los astrónomos recogieron algunas de las imágenes de Júpiter de mayor resolución jamás obtenidas desde la Tierra y que forman parte de un programa de observación conjunto de varios años con el Telescopio Espacial Hubble en apoyo de la misión Juno de la NASA.

Los investigadores buscan entender cómo se generan y mantienen los sistemas climáticos en Jupiter.

Las imágenes infrarrojas de Gemini, cuando se combinan con las observaciones de Hubble y Juno, revelan que los rayos y algunos de los sistemas de tormentas más grandes en Júpiter se forman dentro y alrededor de grandes nubes.

Las nuevas observaciones también confirman que la gran mancha roja es un vórtice de una tormenta gigante que es más grande que la Tierra.

Tres años de observaciones de imágenes han permitido a los investigadores sondear profundamente en las nubes de Júpiter.

Las imágenes infrarrojas ultrafinas de Gemini complementan las observaciones ópticas y ultravioletas del Hubble y las observaciones de radio de la nave espacial Juno para revelar nuevos secretos sobre el planeta gigante.

Los dos telescopios, junto con Juno, pueden observar la atmósfera de Júpiter como un sistema de fenómenos de vientos, gases, calor y clima, brindando cobertura y conocimiento al igual que la red de satélites meteorológicos que usan los meteorólogos para observar la Tierra.

La nave Juno detectó señales de radio creadas por poderosos relámpagos llamados sferics (abreviatura de atmosféricos y silbidos). Siempre que fue posible, Gemini y Hubble se centraron en Júpiter y obtuvieron mapas de alta resolución y gran área del planeta gigante para aumentar las observaciones de Juno.

Los instrumentos de Juno podrían determinar las coordenadas de latitud y longitud de los grupos de señales esféricas y silbantes.

Con las imágenes de Gemini y Hubble en múltiples longitudes de onda, los investigadores ahora pueden explorar la estructura de la nube en estos lugares. Al combinar estos tres datos, el equipo de investigación descubrió que los rayos y algunos de los sistemas de tormentas son más grandes de lo que se creía, las grandes tormentas pueden desencadenarse durante décadas e incluso siglos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *